La fantasía de los lectores…

Otro post que llega pasada la media noche.

Este día les comparto una foto se mi estantería.

Mi fantasía es tener mi propia biblioteca en casa. Un paraíso de libros personal.

Creo que es la fantasía de todo lector. Tener la biblioteca de la Bestia en “La Bella y la Bestia”.

Mi inspiración anda suelta

He tenido unos días en que me siento en extremo inspirada.

Tengo las ideas a flor de piel.

Hoy casi no pude hacer nada más y en ocasiones recurrir a dictar mis ideas a la grabadora mientras hacía otra cosa.

Me fascina sentirme de esa manera.

Luego de períodos de largos bloqueos esto resulta bastante satisfactorio y me motiva aún más.

Remedios para el bloqueo creativo #1: Escribir a mano

El bloqueo creativo es algo de lo que creo nadie está exento.

Llegado a un punto todos pasamos por el.

Ya sea que tenemos muchas cosas por hacer, agobios en nuestra vida personal o simplemente un impasse en la trama que creamos.

Para el bloqueo de escritor tengo algunos remedios que por lo general me funcionan.

El primero que compartiré con ustedes y que no creo haber mencionado antes es el escribir a mano.

Este es especialmente útil cuando siento que tengo la cabeza llena de ideas y sin wmbargo sigo teniendo una página vacía en la pantalla del ordenador.

Una vez tomo lápiz (no literalmente ya que detesto escribir a lápiz) y papel siento que las ideas fluyen y que lo que en el computador no lograba tomar forma ahora está perfectamente plasmado en las hojas ante mí.

Siento que hay una fluidez especial al escribir a mano que por alguna razón se pierde en ocasiones al teclear.

Mi único problema con esto es el luego tener que pasar lo escrito al formato digital y que este siempre resulta ser de mucho menor volumen. El lado bueno de este proceso es aue te ayuda a repasar lo escrito, puedes reestructurar lo escrito para mejorarlo y surgen nuevas ideas.

El mismo capítulo una y otra vez…

Uno de los mayores “encierros” con los que me encuentro cuando estoy escribiendo es que termino haciendo numerosas versiones de un mismo capitulo y ese no poder decidirme por una o por otra termina impidiendo que avance.

Si bien escribo cientos de ideas y escenas aleatorias, no puedo empezar un nuevo capitulo si no estoy convencida de que el capitulo anterior está concluido, a menos de momento.

Y por lo general cuando empiezo a tener dudas de capítulos anteriores termino por reescribir casi todo.

Creo haber mencionado antes que esta es una de las cosas que ha hecho que me cueste avanzar en el proyecto en que trabajo.

De momento llevo unas 5 versiones descartadas de esa historia. Y si bien la sexta, que es en la que trabajo actualmente, me parece será la definitiva, justo eso pensaba de todas las anteriores.

Book trailer

Hoy estuve casi todo el día trabajando en el trailer para mis libros EL ENCUENTRO, LA CONQUISTA y LA LIBERACIÓN.

Valió la pena pues logré terminarlo.

No es la primera vez que trabajo en un trailer para mis libros, recuerdo que años atrás cuando publiqué el primer libro de la trilogía hice algo así como un fallido intento de uno.

Estuvo publico en mi canal de YouTube por muy poco tiempo y ya no tengo ni el recuerdo de cómo era. Lo que sí puedo asegurar es que era horrible.

En esta ocasión la situación, mis recursos y conocimientos son diferentes por lo que los resultados son totalmente distintos.

Pronto lo haré público y ya veremos cómo ayuda a dar visibilidad a mis libros.

Creo que la práctica de hacer book trailers no está tan arraigada en los que prácticamos la autopublicación.

Al menos yo personalmente no me he encontrado con muchos trailers de libros de autores indie.

Mis primeras publicaciones

Antes de EL ENCUENTRO siempre me había aterrorizado la idea de compartir mis escritos.

Sólo permitía que un muy reducido número de personas leyeran lo que escribía.

Y no puedo decir que ya no me cause ningún tipo de incomodidad o timidez saber que otros tienen acceso a las cosas que salieron de mi cabeza, pero ya superé un poco de la vergüenza que evitaba lo hiciera público.

Es que para mí hay algo muy íntimo en la escritura, algo muy personal y sentir que otros pueden ver mis ideas me hace sentir algo expuesta.

Era ese miedo lo que me impedía promover más mis novelas. Sentía que el l hacerlo le abría las puertas a más personas a meterse en mi cabeza.

Afortunadamente ya he estado eliminando ese obstáculo de mi camino y cada día es un poco más sencillo decir sin pena “miren, esto lo escribí yo”.

Escribiendo con ritmo…

Uno de mis hábitos a la hora de escribir es escuchar música.

El tener los audífonos puestos y la música a todo volumen me ayudan a desconectarme del mundo y enfocarme mejor en lo que escribo.

Además cuando doy con una canción que me recuerda a la historia que desarrollo y sus personajes cada vez que la escucho empiezan a surgir muchas nuevas ideas.

La música siempre ha sido algo que he disfrutado mucho y el que sea parte de mi proceso de escritura, una de las cosas que más amo hacer, es increíble.

Trabajando por lo que quiero

Catorce días ya en este reto de vida y me está gustando mucho está nueva faceta mía.

Ya no sólo estoy soñando y diciendo que haré. Estoy haciendo.

Estoy trabajando activamente para llegar a dónde quiero estar.

Una parte de mi resiente un poco todo el tiempo perdido. Debí asumir esta actitud años atrás.

Pero de nada sirve lamentarse y mejor tarde que nunca.

Aún con mucho por hacer, pero cada día más cerca.

Los niños no saben de estereotipos…

Hoy mi hija tuvo su primer playdate, y no sé si es un poco tarde para que fuera su primer playdate, pero hey, cada quien a su ritmo.

Inicialmente estaba algo preocupada de que no fuera a ser una interacción agradable ya que sería la primera vez que recibiera niños en su casa y temía que no quisiera compartir sus juguetes.

Afortunadamente todo se desarrolló de manera amena. Ella no tuvo problema en que sus visitantes utilizarán sus cosas ni se mostro cohibida ante su presencia. Jugó, bailó, se divirtió.

Puedo decir que fue un éxito.

Ahora, lo que realmente quiero contarles es algo se dio y que me pareció importante señalar.

Uno de sus visitantes era un niño algo mayor que ella. Él trajo consigo un pequeño auto de juguete.

Y desde el inició mi niña quiso jugar con ese auto. Y él por su parte desde que llegó quedó encantado con un castillo rosa de muñecas que mi nena tiene en su habitación.

Y basicamente así se desarrolló la tarde. Él jugando con el castillo, su hermana jugando con una carreola de juguete y mi hija jugando con el carrito.

Todos jugaron además con la cocina de juguete de mi hija, especialmente el niño, que es el mayor y el que mejor entiende como funciona todo el asunto de cocinar. Se divirtió muchísimo fingiendo que preparaba platos, y ofreciendo de estos a su mamá.

¿Es menos niño este pequeño porque disfrutó de los juegos de “niña”? ¿Es menos niña mi hija porque todo lo que quería era jugar con el carrito de color azul?

La respuesta es no.

Los juguetes no tienen sexo.

Es hora de que los adultos se saquen esa mentalidad arcaica de que para cada sexo hay roles definidos y es una afrenta contra la humanidad desafiarlos.

Los niños no saben de esteriotipos ni de roles impuestos.

Los niños disfrutan de lo que llama su atención y punto. Les gusta lo que les gusta y punto. Disfrutan de su niñez y punto.

El año de decir adiós a los miedos…

Para este año me he propuesto una serie de retos que me obligaran a salir de mi zona de confort y eso me asusta y emociona a la vez.

Uno de estos es un reto fotográfico que me permitirá explorar mi creciente interés en la fotografía.

Para este reto me he propuesto tomar fotos diariamente, por lo menos una, y compartir junto a una especie de diario. Además de tratar de cumplir una serie de retos semanales.

Con esta entrada doy inicio a este reto y ya ustedes juzgarán mi progreso.

La otra serie de retos que me he propuesto son un poco más personales y tienen más que ver con el qué estoy haciendo día a día para alcanzar mis objetivos.

Una de las primeras metas alcanzadas este año, aunque realmente lo puse en marcha a finales del año pasado, fue el publicar en físico los libros de mi serie Luz y Oscuridad.

A decir verdad no sé por qué me daba tanto miedo dar este paso y estuve posponiendolo por varios años. A pesar de ya haberme adentrado en la autopublicación con las versiones digitales y una especie de fallido intento en físico del primer libro de la serie.

Supongo que quizás a eso se debía un poco mi miedo. Es decir, la verdad es que soy pésima vendedora y la autopublicación requiere de que seas el vendedor principal de tu producto, nadie va a hacer ese trabajo por ti, y sentía que vender las versiones físicas era un responsabilidad mayor que no estaba segura de poder asumir.

Pero mi mayor y creo que única resolución para este año es hacer esas cosas que quiero hacer y que el miedo evita lleve a cabo. Como esto que acabo de hacer, exponerme un poco más personalmente.

Con esta entrada sólo quería explicarles un poco de lo que estarán viendo próximamente.

El reto fotográfico que preparé es algo que quiero hacer para satisfacción personal, pero sientanse libre de participar en el mismo. Aquí podrán encontrar detalles de en qué consiste exactamente.