Las 23 primaveras de una rosa.

23 años atrás aún una pequeña plantita, hoy una rosa en todo su esplendor.
Te encontré cuando apenas empezabas a florecer, pero intuí desde entonces la gran obra que serías.
Observé como tus pétalos empezaban a hacerse más brillantes y supe que no quería perderme nada de tu transformación.
¡Cuántas cosas veo en ti, hermosa rosa!
Tan similar a mí y a la vez tan diferente.
Una caja de emociones de una agudeza envidiable.
Una mirada inteligente que hace análisis contundentes.
Un corazón enorme que desborda amabilidad.
Sinceridad y comprensión en tus palabras.
Bondad y cariño en tus actos.
Hoy cumples 23 años, apreciada rosa, y aún sigues embelleciendo.
Te he observado mucho tiempo, brillante rosa, y pretendo seguir haciéndolo. Veré como se expande tu grandeza por este vasto universo.
Y cuando llegue el momento de marchitarnos, querida rosa, lo haremos juntas, acompañada de las otras flores del jardín al que pertenecemos.

Un libro infantil para los adultos

El Principito
(The little prince)
Antoine Saint-Exupéry
Infantil
Un príncipe de otro planeta, un piloto en problemas. Un encuentro improbable en el desierto. Lecciones para toda la vida.
Mucho se repite que «El principito» es un libro para niños, pero en mi opinión es un libro para que un adulto se lo lea a un niño.
Leí este libro cuando era bien pequeña y los recuerdos sobre él ya estaban borrosos en mi memoria, pero ahora que lo he leído como adulta se que nunca olvidaré los detalles de este.
Es un libro corto que se lee fácilmente, pero en sus páginas de escritos y dibujos simples se esconden grandes enseñanzas. Cosas que el niño no tiene que comprender porque ya las sabe, pero que nosotros los adultos a veces hemos olvidado.
Entre lo que parecen situaciones sin sentido están representadas con claridad las formas de vida de muchos una vez han olvidado la etapa de la infancia.

5/5

Ginko: La primera doctora

Ginko: La primera doctora
Por Jun´Ichi Watanabe, 398pp

Me siento muy bien por haber terminado este libro por fin. Me lo regaló mi esposo cuando aún éramos novios, y aunque en el momento lo empecé, lo dejé de lado por leer otro. Admito que me sentí un poco mal por esto, ya que es un regalo que sé que él creyó me encantaría. Es decir, yo soy médico (era estudiante en el momento en que me lo regaló), me encanta el entretenimiento asiático (especialmente de corea y japón) y AMO leer, y él consiguió hacerme un regalo que combinaba las tres cosas. Y admito que me emocioné al recibirlo y ver mis tres pasiones en una, y deposité en el libro muchas expectativas, lo que creo que originó el problema.

La novela no logró entusiasmarme lo suficiente como para darle prioridad sobre otras lecturas.
Se trata de una novela biográfica que nos cuenta la historia de Ginko, una joven que tras un matrimonio fallido y una mala experiencia al recibir un reconocimiento médico, toma la decisión de hacerse médico para evitar a otras mujeres el experimentar la misma vergüenza que ella sintió.
El asunto que en la era Meiji de japón el simple hecho de que una mujer estudiara una carrera universitaria era hilarante, y que encima esa profesión fuese la de medicina era ridículo. La novela nos muestra la lucha de Ginko por sus sueños en una sociedad machista.
Realmente me interesaba conocer su historia, es decir, tocaba muchos puntos de mi interés, pero a decir verdad no me gustaba la manera en que se desarrollaba la historia.
Creo que hubiese sido mejor solo leerme su biografía a modo de articulo informativo, porque la novela no fui capaz de disfrutarla.
Admiro sus logros y respeto su lucha, pero la forma en que fue retratada en la novela no logró parecerme agradable, por lo que no pude sentir su historia de una manera que me hiciera querer conocer los detalles de su vida tan en… detalle, valga la redundancia.
Y admito que los acontecimientos hacia el final de la historia hicieron que llegara a perderle algo del respeto que se había ganado por su perseverancia y determinación.
Algo que debo señalar que no me gustó es que en algunos aspectos la traducción estaba un poco desligada de la historia. O sea, no me imagino a una mujer japonesa en plena era Meiji diciendo: ¡Estás de broma!. En especial si se tiene en cuenta la personalidad que retrato el autor de Ginko. Creo que ni siquiera una mujer occidental hubiese usado esa expresión en los 1800s. Me parece que había formas de traducir algunos diálogos que le hicieran más justicia al contexto.
También me parece que algunas de las descripciones de Ginko y de la situación de las mujeres en general en la época podían hacerse de una manera que no sonarán tan insultantes, porque admito que en ocasiones me preguntaba si el autor había decidido escribir sobre ella porque la admiraba o porque buscaba una oportunidad de criticarla. O si en cierta forma no estaba de acuerdo con los cambios que empezaron a hacer las mujeres en la sociedad a partir de esa época. Y aquí no estoy segura si se debe a un problema en la traducción y edición, o si realmente el autor se expresó de esa manera.

Creo que la historia de Ginko merece ser conocida, pero la novela no logró convencerme.

Orgullo y Prejuicio

Pride and Prejudice
por Jane Austen
330pp

Dicen que las primeras impresiones son lo más importantes, condicionarán el cómo percibiremos el resto de las cosas que conozcamos de una persona. pero ¿qué hacer cuando tú primera impresión no concuerda con las siguientes? ¿Que obtenemos al sumar una toneladas de orgullo con decenas de prejuicios? ¡Una encantadora historia de amor!

Justo como dije que haría, releí «Orgullo y prejuicio» para celebrar su regreso a mis manos. Admito que tenía mis reservas con respecto a la relectura. Tras mi ola de relectura que terminó haciéndome ver que dos de las novelas que amaba en mi adolescencia apenas llegaban a gustarme en la actualidad, temí que me pasara algo similar con esta historia que siempre ha tenido un lugar especial en mi corazón.
De todas maneras me arriesgué dado que, a diferencia de las que me dejaron el trago amargo, está la leí pasados los 16 años.
¡No me arrepiento de haberla leído una vez más! Está historia de verdad me gusta mucho, y tras mi anterior lectura (que resulto casi un suplicio) era justo lo que necesitaba para relajarme.
Admito que siempre he pensado que quizás no hubiese estado mal un poco más de interacción entre Mr. Darcy y Elizabeth, pero de todas formas la novela es excelente justo como está.
Es divertida y romántica sin rayar en lo cursi, creo que está bien dosificada.
Con personajes excelentes, unos más agradables que otros, pero todos aportando su granito a la historia. La madre de las Bennet es de esos personajes que te hacen sentir vergüenza ajena, y el padre te deja sin palabras, me gusta especialmente su relación con Elizabeth. Jane es tan amable que no puedes decir nada malo de ella, y Lydia… bueno, Lydia es Lydia, no puedo decir más. De las otras hermanas realmente no tengo mucho que decir. Creo que como muchas adoro a Mr. Darcy y a Bingley, aunque este ultimo más en el sentido de lo-quiero-como-amigo que de me-casaría-con-él sin-dudarlo.

Realmente creo que la novela es de fácil lectura y que asegura un rato agradable.

HCS: "12 years a slave", Solomon Northup

Por fin he terminado este libro. Inicialmente pensaba hacer una reseña, pero me di cuenta que no podría contener los SPOILERs, así que me decidí por ponerlo en esta sección directamente.
Además, gran parte de los que se encuentren aquí probablemente ya habrán visto la película, por lo que no pueden preocuparle los SPOILERs. Aquellos que por otro lado no hayan visto la película y se planteen el leer el libro será mejor que no lean esto.
Sí lo que desean es saber que calificación le he dado, basta con que sepan que me costó terminarlo, prácticamente tuve que obligarme a hacerlo.
Ahora ya, deja de leer si no quieres que te cuente todo el libro, pues voy a desahogarme.
El libro, llamado «12 years a slave», siendo el título en español «12 años de esclavitud», consiste en las memorias de Solomon Northup, nuestro (hasta donde se sabe) narrador y escritor del mismo.
Antes que nada debo decir que no he visto la película (pero lo haré, definitivamente, necesito tener la oportunidad de disfrutar de esta historia de manera diferente) y que realmente me hacía mucha ilusión el leer el libro.
Me encantan la historias de la «vida real», en especial cuando son de esas que se supone van a conmoverte hasta los huesos.
En sentido general la historia me parece interesante, en especial por tratar de una época en la historia que merece ser notada. Además de que el caso particular de Solomon es diferente a lo que era la regla general, habiendo nacido como un hombre libre y aún así habiendo terminado sirviendo como un esclavo por 12 años.
La razón por la que el libro se me hizo infinitamente tedioso es porque luego de las primeras paginas no sentía la necesidad en lo absoluto de leer más, de hecho, al llegar al 50% del mismo pude haber dejado de leer y prácticamente no me habría perdido de nada, más que una cantidad de detalles innecesarios.
El problema es que ya de por sí el titulo y la sinopsis te dicen que básicamente lo que acontece en el libro. Aún así, logra interesarnos el conocer cómo son esos años. Pero, y aquí viene lo que fue mi gran tortura, antes de llegar a la mitad del libro ya tenemos básicamente toda la información que queremos. Ya sabemos como se dieron las condiciones para ser secuestrado por los dos hombres que suspuestamente trabajaban para el circo; como fue vendido a Burch, un horrible negociante de esclavos, para pasar de un lado a otro hasta ser comprado por su primer amo oficial, el bondadoso William Ford, que luego se ve obligado a venderlo al ruin Tibeats, hasta que termina con Epps, quien es su amo por la mayor parte de su tiempo como esclavo; obtenemos una descripción de como son sus 10 años con Epps; y sabemos gracias a quién recupera su libertad. ¿Qué más nos queda por leer?
Me resultó desesperante que cada tanto me encontraba con información sobre cosas que aún no habían sucedido, añadía recuerdos de cosas que estaban por venir dentro de descripciones sobre situaciones aun alejadas en tiempo, por lo que cuando ya llegaba a ellas me resultaban repetitivas y cansonas.
Además debo añadir que había demasiadas descripciones innecesarias, es decir, sí, me interesa saber en qué estuvo trabajando, y hasta en cierto grado la dificultad de ese trabajo, pero realmente una descripción detallada del lugar, el proceso y cada nimio detalle sobre la producción de azúcar, es mucho más de lo que pedía. En cuanto a la cantidad de detalles me pareció un poco raro, que para ser sacado de la memoria, algunas cosas tan insignificantes estuvieran tan claras.
Otra cosa que me decepcionó fue que no me encontré sintiendo el aluvión de emociones que esperé me provocara la historia. Claro que me pareció atroz todo a lo que se veían sometidos los esclavos, y estoy de segura de que hay detalles mucho peores a los expuestos en el libro que fueron experimentados por aquellos que tuvieron la desdicha de haber nacido bajo la inhumana condición de la esclavitud, pero no puedo decir que haya realmente sentido el sufrimiento de Solomon Northup,
Lo cierto es que en cierta forma me pareció que faltaba emoción en las palabras y que a veces se desviaba innecesariamente en las vivencias de sus compañeros esclavos, que solo parecían ser importantes por unas cuantas páginas, y no se centraba en exponer a conciencia sus propias emociones y pensamientos. Aunque pienso que pudo ser su forma de protegerse a sí mismo mientras escribía, que quizás fue su manera de no dejarse engullir por los recuerdos, y que prefirió mantener una actitud un tanto distante en la narrativa para no revivir de manera tan clara los padecimientos de su época como esclavo.
De todas formas, hubiese preferido poder conocer a fondo al menos a uno de los personajes mencionados y poder haber llegado a simpatizar del todo con ellos. Aunque admito que Eliza y Patsey fueron las únicas cuyo sufrimiento quedó marcado un poco más en mi memoria, y es posible que se deba a que él hizo alusión a las dolencias sufridas por estas mujeres en más de una misera ocasión.
Una última cosa que quiero señalar, y a la que por más que le doy vuelta no encuentro respuesta, es a que no entiendo por qué razón si según su escrito el considera a William Ford una gran y considerado hombre, el mejor amo que cualquier esclavo pudo tener, y todas las otras alabanzas con las que se refirió a su persona, no se sinceró con él sobre su situación. Me queda la duda de sí, de haberlo hecho, su sufrimiento se hubiese visto considerablemente reducido.
Entiendo que tras lo acontecido con Burch quedó con el temor de lo que pudiera acarrearle el pregonar su libertad, pero creo que luego de haber trabajado con Ford por un tiempo, y de tenerlo en tan buena estima, puedo haberle dicho. Es decir, el hombre lo ayudó aún cuando se había escapado y había golpeado a su amo, lo que representaba una gran afrenta. Además, luego el se atrevió a pedirle ayuda para enviar la carta que había escrito a Armsby, el tipo que no estaba aseguro mereciera su confianza, y que de hecho no lo hacía. Sí él se atrevió a darle el beneficio de la duda a ese casi desconocido, ¿por qué no hacer lo mismo con su respertado William Ford? Es algo que francamente no entiendo, y que posiblemente nunca entenderé.
De cualquier forma me alegro de que haya aparecido en su camino Bass y de que él haya tenido la oportunidad de regresar con su familia. Y también de que haya podido compartir su historia, que aunque no me ha gustado la forma en que fue narrada, permitió que se conociera otros de los atroces lados de la esclavitud.
Quizás mi problema haya sido empezar a leer el libro con altas respectivas, y como si se tratara de una novela cuidadosamente planeada y no la recopilación de memorias del sufrido protagonista, También debo conceder que los tiempos han cambiado mucho desde que se escribió esta historia, así como la forma de escribir y quienes leemos la misma. Puede que para aquellos que vivieron esa época más de cerca, lo escrito en esas paginas trasmitiera mucho más que a mí, que solo sé de esa época por lo que hay escrito, y solo puedo imaginar lo que pudo haber sido. Lo único que sé es que aunque me interesa mucho la historia que cuenta, me resultó casi imposible terminar de leerlo, hasta el punto de verme tentada a romper mi regla de terminar todo libro que empiezo.

Mi odisea: en busca del libro perdido

Hace unos meses dejé el hogar de mis padres, puesto que me casé y no me quedó de otra (jajajajajajaja) (no es que quisiera quedarme, btw), pero, en fin, la mudanza trae consigo una cosa que parece inevitable: la perdida de tus pertenencias.
Yo en está mudanza perdí algunas cosas, entre esas ropa; aunque debo señalar que no está del todo pérdida, sé perfectamente dónde está cada cosa que hoy doy por perdida: en casa de mis padres. Pero no puedo reclamarlas ya que mi hermana se las apropió bajo la premisa de que todo lo que dejé atrás era de una forma u otra un regalo para ella.
De todas formas, esas piezas de ropa y unos cuantos objetos que deseché pensando que no los necesitaría no me parecieron una gran perdida; lo que sí me dejó al borde del pánico fue a la hora de desempacar mis libros, noté que uno me faltaba, mi ejemplar de «Orgullo y prejuicio» de Jane Austen, una novela que no solo me encanta, sino que además es un regalo de mi ahora esposo (sí, por eso me casé con él, regala libros).

Sigue leyendo «Mi odisea: en busca del libro perdido»

Sal de mis sueños

Sal de mis sueños
Por Fernando Trujillo Sanz

Un joven problema, unos sueños extraños con un factor en común: unas gemelas misteriosas. Tras creer que por fin había entendido de qué iban esos sueños y con toda la intención de disfrutar lo que estos le aportaban, se encuentra teniendo que replantearse toda la idea, y hacerse a la idea de que quizás en lugar de buenos sueños se trataran realmente de pesadillas .

Terminé de leer este libro el domingo y pensaba escribir la reseña el día de ayer, pero decidí darme un poco más de tiempo para determinar mi opinión definitiva sobre el mismo, y debo decir que no es que haya logrado hacerlo realmente.
Sí estoy segura de que no odié el libro, y que tampoco lo amé, pero no logro decidirme entre si me gustó o no.
Diré que el libro no me mató de aburrimiento, y no fue difícil de leer. Si tardé en terminarlo no fue por el libro en sí, sino por falta de tiempo.
Debo empezar con que realmente estaba esperando algo diferente. Cuando empecé a leer me sentí un poco… descolocada, porque no era lo que pensé que encontraría, pero aún así decidí darle una oportunidad.
El libro, aunque de paso lento, no resulta del todo tedioso. Se lee a buen paso si se tiene el tiempo, creo que el problema es que realmente no me emocionó. Amo los misterios y el estar a la expectativa de lo que pasará mientras hago mis propias conjeturas a medida que avanzo en la lectura. Y sí, hice mis propias conjeturas con este libro (acerté en la mayoría) y en definitiva quería saber cuál sería el desenlace (por eso seguía leyendo), pero lo cierto es que no estaba en lo absoluto entusiasmada.
Uno de los puntos que no me gustó de la obra es que los personajes no me parecen… interesantes, todos me resultaron muy simples.

En general me parece que la idea central de la novela es buena, además debo concederle al autor que logró mantenerme leyendo a pesar de que ya había un factor muy importante para mí perdido (personajes atrapantes), lo que siento es que le faltó para ser impactante.

HCS: "El largo funeral del Sr. White", Eugenio Prados

Hoy leí este libro, y aunque originalmente pensé en no hacerlo, al final he optado por escribir sobre el. Esto no es una reseña, es un análisis detallado que haré sobre el libro y lo que me dio a entender, por lo que habrá SPOILER.

Es el primer libro del que hablaré en es esta sección, pero en su descripción dejo claro que hablaré en detalle sobre el contenido de la historia.
Bien, el libro «El largo funeral del Sr. White» en una novela corta del autor Eugenio Prados.
Antes que nada debo decir que el largo funeral del Sr. White fue realmente muy corto. La novela solo tiene 53 páginas, pero a pesar de lo reducido de su tamaño resulta una lectura muy buena.
La historia empieza con el Sr. White en la noche de su cumpleaños 70. Este de pronto está convencido de que la hora de su muerte está a la vuelta de la esquina, pero no se siente en lo absoluto asustado, de hecho lo tiene todo preparado para su funeral. El ataúd, la música, la ropa con la que será enterrado… Solo le falta un pequeño detalle, pero que para él es de suma importancia, y es alguien que registre sus últimas palabras. Por esta razón se decide a contratar a alguien que lo acompañe en sus últimos momentos y sea el testigo de aquella ultimas y -en su opinión- grandes palabras que diría.
La novela tiene un toque algo jocoso. El señor Withe pone un anunció en el periódico que de alguna manera logra que todo los que lo leen entiendan que este se prepara para su inminente muerte y no tardan en responder al llamado. Por supuesto, no por deseos de ayudar al solitario viejo millonario, sino ante las expectativas de los beneficios que les corresponderían tras la muerte del mismo.
Y no puedo decir que me sorprendiera la reacción de la gente, después de todo está en la naturaleza humana el hacer las cosas por la remuneración que trae y no por verdadero amor a lo que se hace.
Lo que sí me sorprendió fue la actitud de White ante la reacción. Realmente no había esperado que el anciano fuese tan inocente como para no darse cuenta de que no era por ganas de ayudarle que había recibido tal respuesta a su anuncio, y que toda la gente que había acudido a su casa y que fingía preocupación por el, lo hacía por puro y simple interés económico,
Pero supongo que realmente un poco de inocencia ayuda a vivir mejor. Después de todo el tampoco fue consciente de las verdaderas intenciones de una de las candidatas a la que dio oportunidad, Eleine Hopper, quien trataba de envenenarlo.
Fue una suerte para el anciano que el karma hiciera de las suyas con los dos primeros candidatos, y se cobrará sus vidas (El primero, Paul S, murió atropellado por un tren mientras exponía su desagrado por el trabajo que desempeñaría, y la despiadada Elaine murió al tomar de la leche con la que trataba de envenenar al señor White). Estos desafortunados eventos (al menos para las partes afectadas) le permitieron dar la oportunidad al ultimo de los tres candidatos que seleccionó originalmente, Jonás Plim.
Jonás resultó ser justo lo que buscaba.
Lo que resulta interesante del libro es que a pesar del Sr. White estaba convencido de que moriría en cualquier momento, vivió otros 30 años. Y me alegra y apena a la vez.
Realmente vivió todos esos años sin vivir, esperando dar su ultimo respiro, y lo más triste es que tampoco había vivido nada antes de llegar a esa larga espera. No tenía hijos ni familia, tampoco amigos, Solo tuvo la oportunidad de ver lo que era una familia a través de Jonás, su esposa y sus hijos.
Me dio lastima que por un acontecimiento en su juventud, al ser rechazado por una mujer a la que quería, dejara de intentar vivir, que su temor a ser herido nuevamente fuese tan grande como para preferir no buscar nada en la vida que realmente le dejara algo.
A fin de cuentas, ni siquiera puedo tener el funeral que tanto había planeado, porque vivió lo suficiente como para que ninguna de esas personas que debieron estar en su funeral le sobrevivieran. Y al final, las palabras que tanto deseo quedaran para la posteridad, aquellas grandes palabras que se suponía inspirarían a muchos, no fueron mas que:

¡Valgame Dios! Se terminó el tabaco.

Pero en cierta manera me gustó que fuese así, Porque lo cierto es que no todos pueden decir grandes cosas en su lecho de muerte. La mayoría no podrá decir absolutamente nada, y otros simplemente dirán incoherencias. Entonces, creo que una de las cosas que la historia nos deja es: No esperes al final.
Es decir, si el en lugar de estar esperando al ultimo momento para salir con una frase inspiradora lo hubiese preparado con antelación y las hubiese repetido a todos los que pudiera antes de morir, creo que sí hubiese logrado su cometido. Y no estaría entre la lista de los que dijeron grandes cosas segundos antes de morir, pero estaría en la lista de los que dijeron grandes cosas durante su vida.
Los últimos años del Sr. White reflejan el cómo en ocasiones las personas se obsesionan tanto con una sola cosa que se olvidan de ver las infinitas posibilidades que le ofrece la vida,
Murió, sin decir grandes palabras, y aún de haberlas dicho, no hubo nadie en su funeral para que su fiel escucha Jonás las hubiese repetido.
Creo que el mensaje es simple, no esperes el ultimo momento, si realmente quieres hacer algo impactante o ser recordado, no necesariamente por todos, pero sí por unos cuantos, ¡vive! Vive lo mejor que puedas, dando todo de ti mientras aún tengas la fuerza sin pensar en cuando será el final y no buques una sola persona para que te escuche. Rodeate de muchos escuchas que puedan reproducir las grandes ocurrencias que dirás en la plenitud de tu vida.

 

Ciudades de Papel

Paper Towns
Por John Green
Tras terminar de leer «The fault in our starts» decidí seguir por la linea de John Green y me embarqué en la lectura de Paper Towns.

Dos amigos de la niñez distanciados por el proceso de crecer. Hasta ahora Quentin se ha conformado con observar a su antes amiga Margo desde la distancia, pero al acercarse el final de la escuela se ve sorprendido con una inesperada visita a media noche, una madrugada emocionante y unos días siguientes preocupantes que lo llevarán a conocer facetas de su adorada Margo y de sí mismo que no hubiese imaginado nunca

Empecé a leer el libro sin tener ni la menor idea de qué se trataba, soy de aquellos que a veces prefieren no leer la sinopsis, o por lo menos no completa.

Las primeras páginas me atraparon, realmente prometían misterio, y vaya, ¡como me gusta el misterio!. Pero debo decir que me sorprendió que el misterio en el que creía me vería inmersa tras las primeras páginas no era realmente el misterio que desarrollaba la novela, pero esto no me desencantó, el nuevo misterio que surgía podía ser aún más interesante.
El libro se divide en tres partes luego de un pequeño preludio (el que inicialmente me hizo malentender el verdadero misterio de la historia): «The Strings», «The Grass» y «The Vessel».
La parte uno (The Strings) la leí intuyendo que solo era una introducción al verdadero meollo de la historia, que lo importante vendría después y que los acontecimientos de esa madrugada, aunque divertidos, no serían del todo relevantes más adelante, que serían simples menciones en las páginas posteriores, pero que nada grande se derivaría de estos, Pero realmente fue entretenida. Me divertí con las ocurrencias de Margo (quizás algo inmaduras) y las reacciones de Quentin.
La parte dos (The Grass) es sin duda mi parte favorita. Me encanta la idea de resolver rompecabezas, y me mantuvo expectante. Deseando saber que descubriría luego a través de Quentin. Tratando de entender más a Margo y sus motivos para actuar como lo hacía. Me encantó la interacción de los personajes y lo bien retratada que estaba la amistad entre los adolescentes en esas páginas. En fin, me encantó,
La tercera parte (The Vessel) no fue mala, pero debo decir que me decepcionó un poco, quizás mucho, aún no he logrado decidirlo. Acabo de terminar de leerla y no estoy del todo segura de que tanto puedo conceder que quizás ese final es mejor opción que el que tenía en mente. Realmente esta parte empieza bien, es entretenida y la leí con la emoción del que se acerca al desenlace que tanto ha estado esperando, pero fue precisamente el desenlace el que no llenó del todo mis expectativas.
En general el libro me gustó, solo que al empezar a leer creí que me gustaría más. Es un libro entretenido, de fácil lectura, con situaciones divertidas, y que logró mantenerme con la intriga que creo todo libro de misterio busca ocasionar en el lector. Y aún cuando el final no fue el que esperaba, considero que fue una buena lectura.

Bajo la misma estrella

The fault in our stars
Por John Green, 313pp
¡Lo terminé! ¡Por fin! ¡Cuanto me costó! Y antes de que se malentienda, no es el kind of «me-costó-terminarlo-porque-no-me-gustó» sino del «me-costó-terminarlo-porque-no-me-dejaban-leer». Es como si el mundo hubiese conspirado para hacer de mí (una de las personas menos sociables que puedan imaginar) la persona más popular del momento. De pronto era necesitada en todos lados, sobre todo cuando me decía «déjame leer un poco».
Pero, en fin, he logrado terminarlo, y debo decir que me sorprendió descubrir que de haber visto la película luego de leerlo, y no al revés (como hice en esta ocasión), no me hubiese decepcionado de la manera en que lo hacen la mayoría de las películas basadas en libros. Debo conceder que la película se mantuvo tan fiel al libro como pudo.
Aunque también por esa razón no tuve grandes sorpresas al leer. De todas maneras, esto no restó encanto a la historia.
Esta nos prensenta a una chica de 16 años con cáncer, esperando tranquilamente a dar su último respiro. Un chico de 17 años que tuvo cáncer, optimista y decidido a dejar una gran marca en el mundo. Un romance floreciente. Unos jóvenes lidiando con el set que les tocó en un mundo que no es una fabrica de conceder deseos.

Some infinities are bigger than other infinities. (Green, 2012)

Me encanta la visión, un tanto cínica, pero sin duda realista, del mundo. Me gustó mucho la manera en la que son retratados los personajes. Amé la actitud «down-to-earth» de Hazel y la «cheesy-but-lovely» personalidad de Augustus.

The marks humans leave are too often scars. (Green, 2012)

La historia logró revolver mis emociones dos veces, porque aun cuando ya había visto la película, me fue imposible el no derramar lagrimas nuevamente al llegar a los últimos capítulos. (Cabe decir que aunque en el libro ya sabía lo que venía, a la hora de ver la película no, y el «plot twist» que da la historia hacía la parte final, realmente no me lo imaginé, y me dolió, mucho).
Me gusta de la historia que, aún cuando trata un tema tan sensible y tenemos a todos estos personajes que se enfrentan a la muerte, está contada de una manera en la que no te pasas todas sus páginas en «depressed mode».

Es un libro muy bello que te da muchas cosas que pensar, como las cosas que damos por sentado en la vida. Está lleno de conversaciones increíbles, que te dan lecciones sin que siquiera notes que te las están dando.

You don’t get to choose if you get hurt in this world…but you do have some say in who hurts you. I like my choices. (Green, 2012)

Me alegra el haberlo leído (a pesar de los inconvenientes que sufrí en el proceso). El día de hoy decidí no trabajar en mi nuevo proyecto para poder dedicar el tiempo libre que tuve a concluir esta lectura, y no me arrepiento en lo absoluto.