A medida que me hago mayor y luego de haberme convertido en madre me he dado cuenta de que muchas cosas que antes no me interesaban pasaron a adquirir más importancia.

Una de estas cosas es la decoración.

Un sofá en la sala, una cama en la habitación, una estantería para mis libros… Para mí eso era lo único que inportaba. No pensaba en cosas como cuadros, cojines o alfombras. Ni siquiera a las cortinas les prestaba particular atención.

Pero conforme pasa el tiempo me encuentro pensando más en ese tipo de cosas. Buscando hacer cambios. Planeando detenidamente como preparar los diferentes espacios de mi hogar. Deseando llenar las paredes de fotos familiares.

Ya hasta tengo la sala decorativa. Esa en que casi nadie se sienta. La que básicamente está reservada para invitados con los que no se tiene la confianza suficiente como para llevarlos al salón familiar.

Y me causa tanta sorpresa ver este lado de mi persona. Supongo que de verdad soy una adulta ahora.

Publicado por Haidelis Montero

Escritora. Egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Iberoamericana (UNIBE). Aparte de escribir, mis pasatiempos favoritos son leer y escuchar música. Me he convertido en madre recientemente y es otra faceta de mi vida que estoy disfrutando enormemente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .